domingo, mayo 27, 2007

CINE: PIRATAS DEL CARIBE EN EL FIN DEL MUNDO


Piratas del Caribe 3 es la segunda de las tres grandes terceras partes que se van a estrenar este año (sí, no cuento la de Bourne como de las grandes), y quizás es la que con mayor expectación viene con permiso de nuestro amigo el trepamuros. Quizás esto es debido a que es la tercera entrada y supuesto final de una franquicia novedosa para el espectador, no basada en ninguna obra en particular exceptuando una atracción de parque temático. Además, su presunto protagonista, Jack Sparow, se ha convertido en un ídolo de masas, un icono de nuestros tiempos casi se podría decir, y su interprete Johnny Depp estuvo nominado al Oscar en la primera incursión de la saga. Pero llegó el horror, oh sí, el horror, con esa segunda parte, en la que el espectador asistía a un espectáculo con escenas sin sentido, efectos especiales magistrales, cero desarrollo en los personajes protagonistas, desvirtuamiento de los secundarios, poco aprovechamiento de los nuevos llegados y una mitología creada para meterla con calzador. Todo esto aderezado con una duración muchísimo más larga que su predecesora y con el inri del final en "cliffhanger" sin avisar (al contrario que con Matrix Reloaded y con mucho menos sentido). Sólo la admiración del personaje de Davy Jones me hizo creer que en la tercera se podía avecinar algo mejor, que lo explicara todo y dejara al espectador con un buen sabor de boca en la trilogía. Me equivocaba por completo.


No puedo describir cómo se me ha quedado el cuerpo después de ver esta película. Si ya creía que El cofre del hombre muerto era una película con un guión patoso, unos personajes sosos y unas pretensiones demasiado altas tras la sencillez y efectividad de la Maldición de la Perla negra sin que esto pudiera ser posible de repetir en la tercera, me volvía a equivocar. En el fin del mundo es una firme continuación y expansión de todo el malhacer de la que venía antes.


Tras una escena inicial que engaña al espectador haciéndole creer que va a asistir a un espectáculo serio, oscuro y lleno de dramatismo (¡en plan no recomendada para menores de 18 en una peli para niños!, aunque tampoco le pega a los Piratas ser la lista de Schindler...), todo se va al garete ya desde el principio, cuando los protagonistas van al palacio de Jab... perdón, de Sao Feng (interpretado por el desaprovechado Chow Yun Fat) para descubrir un modo de salvar a Jack. De repente en esa escena, los guionistas deciden que el espectador necesita saber un montón de cosas que se les ha ocurrido entre una película y otra para introducir de nuevo excusas para su recien creada mitología. Excusas e historias que luego terminarán en absolutamente nada, pero que queda muy bien decirlas para que uno se crea que se avecina algo gordo, pero no es así. Esto me dió vergüenza ajena con lo de la diosa Calypso, que tiene la que podría ser la mejor trama de todas, pero que termina siendo la más estúpida, inservible y la peor llevada de cara al espectador quitándole el factor sorpresa y de paso jodiendo más el personaje de Davy Jones. Pero tranquilos, que luego vuelven con Jack, de una manera que les va a encantar a los fans... En una escena tipo Matrix Revoluions en la que el protagonista está en una especie de limbo, sólo que no se sabe exáctamente por qué, ya que por mucho que Tia Dalma diga una frase con cuatro palabras como respondiendo a este misterio, uno se queda igual que cuando empezó. El problema es que es toda la película así. Te hacen grandes promesas que nunca se cumplen con respecto a los personajes ni con la historia. En una entrevista que leí que le hicieron a Terri Rossio, uno de los guionistas y creadores de la franquicia, comentaba que El cofre del hombre muerto estaba infravalorada y que una vez estrenada ésta, tendrían que pasar unos cinco años para que la gente pudiera valorar la saga como es debido. Terri, Aladdin me encantó y Shrek es una maravilla; más te vale seguir haciendo dibujos animados, de verdad. Porque luego el film tiene algunas buenas ideas, pero lo trsite es que se quedan ahí, desaprovechadas, como todo lo demás, sólo para dar lugar a bromas de Jack, efectos especiales y reaparición de personajes de atrezzo que no importan un carajo (dios, si sale hasta el perro otra vez...).


El film cuenta además con varios "homenajes" a unas cuantas películas, aparte de las ineludibles referencias que ya he dicho que hay de Star Wars y Matrix (¿¿pero por qué si se hace una trilogía tiene que basarse en Star Wars?? ¡Que se busquen nuevos modelos y arquetipos y no los mezclen como lo hizo Lucas si quieren algo nuevo y no más refritos! Los Wachowsky pudieron, ¿por qué los demás no...?), En el fin del mundo cuenta con el espíritu más Monthy-Pithonesco o casi mejor dicho, Terri Gillianesco, de las tres. Si bien hay escenas casi calcadas de Eric el Vikingo o el Varón de Munchausen, lo que más llama la atención es ese sentido del humor absurdo entre el contexto más épico y dramático, como por ejemplo las idas de olla de Jack. Madre mía, son imposibles de sacar de la cabeza cuando sales de la sala... Y bueno luego nuestro amigo Hans se marca otro "homenaje" al Ennio Morricone de Hasta que llegó su hora que no sé si era divertido o una vergüenza. ¿Pero qué es mejor que todo esto? ¡La relación entre Jack y Barbossa, por supuesto! Si es que es taaaaaan graciosa... De hecho, creo que han mirado en los cajones de Chuck Jones para copiar situaciones entre Bugs Bunny y el Pato Lucas para luego complementarlas con chistes sacados de Agárralo como puedas. Por muy sarcástico que pueda ser, esto es completamente cierto.

Otra de las perlas (o cruces) que tiene esta película es que está vacía completamente de momentos icónicos. Por mucho que me guste la parte de las piedras que se mueven por su ritmo, su fotografía y su música, no tiene nada de especial; y lo mismo pasa con escenas como lo de la batalla naval en el remolino o el duelo entre Jones y Sparrow. Si ya has visto el trailer tranquilo, porque no verás mucho más nuevo. Pero es incluso mejor, porque el que se puede decir que sea el momento que se acerca más al adjetivo de icónico se lo reservan al malo malísimo del film, que en realidad, más que malo es peor, y que justo antes de su último e impresionante plano, hacen caer en el ridículo más absoluto para que sea más olvidable. Mejor.


Al final, tras un festival de luces y colores de la siempre reina de los efectos especiales ILM (felicidades a John Knoll, Crash McCreery, Robert Guyett, Aaron MBride y a todos los demás genios de esta empresa que hacen lo único impresionante en esta película), todos los personajes llegan a su conclusión en su mayoría precipitada y los que se mueran te dan exáctamente igual. Menos mal que parece haber una evolución en los dos personajes supuestos protagonistas que son interpretados por los más que sosos con paples insípidos Orlando Bloom y Keira "morritos" Knightly, pero al final, aunque parezca que ha llegado a un final lógico, en realidad se ha precipitado hasta ese punto sin que tengan nada que ver las elecciones de los personajes, por lo que al final se queda en mucho menos bonito o satisfactorio de lo que podía llegar a haber sido. En cuanto a lo del final tras los créditos, no vale la pena lo que hay después de tanto esperar, prefería los chistes.


En fin, que hasta aquí las peripecias de los piratas más famosos de la historia del cine, se podria decir, o por lo menos hasta que a Jerry Bruckheimer se le ocurra traer más, que puede... Después de cómo se sacaron de la manga tantas cosas para la segunda, ¿por qué no iban a poder para una cuarta? Si no os gustó ninguna de las precuelas de Star Wars, las secuelas de Matrix, las últimas películas de Spielberg o Shyamalan, Spider-man 3 o cualquiera de estas películas que son terriblemente infravaloradas, id a ver los Piratas del Caribe en el fin del mundo. Y luego tiraos. Alomejor he sido un poco duro, pero creedme, podría serlo más después de cómo salí del cine, ya se me pasará, supongo, y no la pondré tan a parir. Sólo espero que Gore Verbinsky vuelva a hacer películas que de verdad emocionen, como la de Un ratoncito duro de roer, hasta la fecha su mejor película, sin duda. Después de ver cómo usa al mono y al loro en los Piratas, está claro que los animales son lo suyo.

3 comentarios:

silentlau dijo...

Vaya, pretendía deciros que ni se os ocurriese tragaros los créditos para ver esa secuencia tan penosa... Bueno, el tema es que a mí me gustó la película bastante, aunque hay momentos que, por diox, sobran por todos lados (como Beckett "Astilla de Cacharel" o lo que Will y Elizabeth le piden a Barbossa... muy triste, Verbinski). Tiran a la basura las mejores apuestas de la segunda película, pero ciertamente tiene puntos grandiosos, aunque haya momentos en los que dices, "joé, han plagiado Simbad", etc, etc, etc. Es una lástima que hayan destruido una historia de este modo, pero no puedo evitar decir que la disfruté y muchísimo.
Jack Sparrow es la josti!!!

Anónimo dijo...

a mi me ha encantado la pelicula y lo del final sería muy interesante saberlo... ¿van a hacer mas pelis, no?, porque a mi me han contado que va a haber hasta cinco. ¿porque dicen que orlando bloom nunca mas va a salir en otra pelicula de piratas del caribe? y... jack sparrow como siempre, se queda solo... jejeje :) a mi la verdad es que me ha encantado.

Anónimo dijo...

es verdad que hay que esperar mucho trás los créditos, pero cuando lo ves es interesante.