miércoles, octubre 15, 2008

VIDEOJUEGOS: STAR WARS - EL PODER DE LA FUERZA




Videojuegos+Star Wars= éxito asegurado. Y si no que se lo pregunten al tío Lucas… Mucho tiempo llevaban los jugadores esperando a ponerle las manos encima a este jueguecito que nos devuelve a la oscura época de la trilogía original en la que el Imperio controla toda la galaxia. Un evento multimedia que cuenta la historia del joven aprendiz secreto de Vader y que te cambiará la percepción de ciertos elementos de la saga…


¡Adéntrate en nuestro extensísimo monográfico para descubrir El Poder de la Fuerza, PulpoManíaco!


El Comienzo: Star Wars y los Videojuegos


Los videojuegos han sido desde su creación hace casi 30 años uno de los medios de entretenimiento peores valorados por la sociedad. Con el tiempo, han llegado a adquirir, si bien no el puesto de expresión artística que merece, un lugar privilegiado en la industria del ocio, por lo que ya hay más voces que se alzan a la hora de defenderlos y reivindicarlos.







Pero también se han ido convirtiendo en el acompañamiento idóneo para otro tipo de productos audiovisuales, de forma que alcanzó en muchos casos el estatus de merchandising de películas, series de dibujos, cómics o novelas famosas. La archiconocida epopeya galáctica de George Lucas comenzó la dinámica que se lleva hoy en día en cuanto a productos derivados se refiere, hasta el punto de que éstos se convertían en muchas ocasiones en el centro de la atención de los consumidores, además de reportar más beneficios a su creador que el propio producto original.


Los videojuegos de Star Wars son de los más queridos y valorados por el gran público consumidor de este medio, ya que no sólo expanden ideas que se aprecian mínimamente en los films, si no que también cuenta con el gran apoyo de tener a sus espaldas un rico universo que ha calado en los corazones de millones de personas. Juegos como X-Wing, Jedi Knight, Rogue Squadron o el más reciente Knights of the Old Republic son ejemplos de historias valoradas muy gratamente por la crítica especializada. Por supuesto que con la gran cantidad de juegos que ha parido la franquicia también se encuentran títulos que es mejor olvidar, como el clon de Mario Kart Super Bombad Racing o el ni siquiera mediocre Obi-Wan. Pero la existencia de estos juegos no empaña las interminables horas de diversión que nos han dado aquellos que sí valían la pena.






Algunas veces, no era sólo el hecho de sacar un nuevo juego de Star Wars basado en alguna de las escenas que disfrutamos de las películas lo que nos hacía ir corriendo a la tienda a gastarnos los cuartos. El tío George es muy listo, así que junto a su compañía basada en el entretenimiento electrónico Lucasarts, gestó por primera vez lo que se llama un evento multimedia. Esto significa que, apartándose de lo que aparece directamente en sus films, podía crear una nueva historia que se contase no en el medio cinematográfico, si no en una mezcla de ellos, por lo que encontramos piezas de la historia en cómics, novelas, figuras y por supuesto videojuegos. Esto ha sido más tarde usado por ejemplo por los hermanos Wachowski con la trilogía de Matrix y sus derivados como Animatrix o el juego Enter the Matrix, pero el título pionero en esta técnica tiene un nombre: Shadows of the Empire.



El Evento Multimedia


Shadows of the Empire supuso un gran despliegue para Lucasfilms para algo que no era realmente una película, y aunque mezcló con acierto una gran variedad de productos con buena calidad que debían ser experimentados por separado para unir todas las piezas del puzzle de la historia, el evento no tuvo la acogida que se esperaba. Aún así, los fans de la saga tienen mucho cariño a esta epopeya situada entre los episodios V y VI de la trilogía original, e incluso el propio Lucas ha asegurado que le gustó tanto la historia que si la hubiera tenido hace 30 años se hubiera dispuesto a convertirla en una entrega más de la saga.





A partir de ahí, Lucas se volvió a centrar en acabar las ya conocidas precuelas, por lo que la mayoría de los juegos que salían de Lucasarts estaban basados directa o indirectamente en ellas con resultados diversos. En los tres años intermedios en los que nos mordíamos las uñas esperando ver cómo acababa la nueva trilogía con La Venganza de los Sith, el cineasta de las camisas de franela se tenía otro as guardado en la manga que bien podía suponer un nuevo evento multimedia: Las Guerras Clon o Clone Wars. Junto con la alabada serie realizada por el galardonado Genndy Tartakovsky, se lanzaron comics y novelas al estilo de Shadows of the Empire, pero no hubo ningún videojuego que agrandara la escala de lo que se querían contar, quizás porque los personajes eran muy diversos y la serie era más un conjunto de cortos artísticos para llenar huecos que una verdadera historia. Aún así, todos sabemos que a día de hoy, George ha retomado la idea de dotar de más profundidad a un periodo tan carismático como son las Guerras Clon con la nueva serie de animación (ahora de corte más tradicional) y sus derivados en otros medios.






Pero el verdadero evento que se gestaba para su salida en el 2007 no estaba situado entre los hechos de la nueva trilogía, si no de la antigua; y su mayor estandarte no sería esta vez una película o una serie, si no un videojuego.


Finalmente, por problemas de desarrollo, ya que se optó por lanzar el título en todas las videoconsolas del mercado, El Poder de la Fuerza acabó retrasándose hasta este mismo año 2008, por lo que coincidió con el otro maxievento que era The Clone Wars y su premiere cinematográfica. Pero ya se había creado tal anticipación entre los jugadores, que las ganas de tener El Poder de la Fuerza entre sus manos se hizo insoportable, por lo que ninguno de los eventos se solapó el uno al otro, siendo este último incluso más aceptado en un principio. La demo se convirtió en la más descargada en la historia del XBox Live americano, y en la posterior salida al mercado del juego se han vendido a día de hoy casi 3 millones de unidades entre todas las plataformas disponibles.






El aprendiz secreto


El artífice de la historia que hay tras el juego no es otro que Hayden Blackman, nombre que aunque para muchos de vosotros no signifique demasiado, es uno de los grandes detrás de gran variedad de cómics y videojuegos basados en la saga galáctica. El hecho de que hubiera escrito historias para videojuegos como Starfighter o Bounty Hunter y cómics como Clone Wars, Jango Fett: Open Season (dibujado por el español Ramón F. Bachs) o Obsession, además de algunas guías visuales, hacen de Blackman el más acertado a la hora de llevar el que podría ser uno de los mayores acontecimientos en lo que a Star Wars se refiere desde que se estrenara la última película.






Después de montones de ideas descartadas en las que se ponía al jugador en la piel de un aguerrido Wookie o en una cronología 200 años anterior al episodio I, se llegó a la conclusión que la gente esperaba ver una historia puente entre las dos trilogías de Star Wars, y que gracias a la nueva tecnología, podríamos vivir en nuestras propias carnes el poder de la fuerza desatada.

Así, se introducía el misterioso personaje del aprendiz secreto de Darth Vader, cuyo “mote” sería desvelado más tarde y que obedece al mismo nombre que Lucas había pensado originalmente para Luke: Starkiller. En la historia ideada para El Poder de la Fuerza, Vader acude al planeta Kashyyyk para asesinar a uno de los últimos jedis vivos, pero al terminar con su misión observa sorprendido cómo un niño le quita el sable láser de las manos. Ante la mirada atónita del infante, el señor oscuro da muerte a todos y cada uno de sus soldados y le lleva consigo antes de que aparezcan más. Duros años de entrenamiento son los que tiene que pasar el nuevo acólito de Vader antes de comenzar la que será su misión: encontrar a los jedi que quedan dispersos por la galaxia para hacerse lo suficientemente fuerte y experimentado como para vencer al Emperador.


(¡Cuidadín con los spoilers a partir de este punto!).


Una vez cumplidos sus objetivos principales y acompañado de su droide holográfico Proxy y la piloto imperial Juno Eclypse, Starkiller es traicionado y literalmente defenestrado por su propio maestro ante la mirada del Emperador. Pero no acaban ahí las aventuras del joven aspirante a sith, ya que al despertar de un largo sueño, observa atónito que está vivo y preso de Vader, que le cuenta que sólo hizo lo que el Emperador quería para que le creyese muerto. Tras aceptar, no sin reticencias, lo que su maestro le cuenta, se dispone a seguir el nuevo plan urdido por Vader: hay que llamar la atención de Palpatine para distraerlo, y para ello un simple asesinato o atentado no bastaría, si no que hay que poner de acuerdo a los enemigos del Imperio para que supongan una amenaza seria a su poder. Starkiller se pone manos a la obra y se hace pasar por un jedi para llamar la atención de un maestro de la fuerza que él mismo creyó haber eliminado (o al que dejó vivir deliberadamente…), el general jedi Rahm Kota. El jedi, ahora ciego y continuamente borracho tras su lucha con Starkiller, termina por aceptar la petición del muchacho para poner de acuerdo a su contacto en el senado para crear una rebelión. Para ganarse el favor del contacto secreto, comienza por salvar a su hija de los agentes imperiales, de forma que descubre que se trata del senador Bail Organa, y que la recién rescatada no era otra que la princesa Leia.


Starkiller, manteniendo su coartada de jedi para no ser reconocido, tiene que ayudar y salvar a otros senadores y líderes políticos, incluido al propio Organa de las manos de una padawan que ha caído en el lado oscuro, para así hacer que se decanten en la lucha contra el Imperio Galáctico. Pero una vez que todos, impresionados por el jóven y con más determinación que nunca, deciden reunirse en secreto en Corellia, el implacable señor oscuro del sith Darth Vader irrumpe capturando a todos los presentes para llevarlos ante el Emperador; excepto a Starkiller al que da por muerto tras tirarlo por un acantilado. Salvado por Juno, el jóven decide buscar a Vader para rescatar a los rebeldes, ya que a lo largo del tiempo se iba decantando más hacia el bien, además de enamorarse de su compañera y salvadora. Por primera vez en su vida, Starkiller debía actuar como un auténtico jedi y no como un niño perdido y miedoso engañado por un sith.


En el último acto, asistimos a cómo Starkiller llega a la Estrella de la Muerte en construcción y se enfrenta cara a cara, no sólo con su maestro, si no con la cabeza del Imperio, el Emperador Palpatine. Tras enfrentarse en una lucha encarnizada contra Vader, Starkiller (y el propio jugador) tendrá que decidir si salvar a sus nuevos y nobles compañeros para seguir luchando contra el Imperio cruzando los sables con El Emperador o si rematar vengativamente al estropeado hombre máquina que antes fue tu traicionero maestro. Si el jugador decide vengarse de Vader, Starkiller luchará de nuevo con él para finalmente destruirlo, de manera que sus sentimientos de odio le traicionan y cree poder vencer al mismísimo Emperador. Por supuesto, Palpatine se le adelanta y consigue neutralizarlo y casi acabando con su vida, de forma que lo reconstruye como su anterior aprendiz para que sea el nuevo instrumento de los sith.


Pero el verdadero final (o por lo menos aceptado como canónico) es en el que Starkiller da su vida por sus amigos creando una explosión de fuerza que si bien no mata ni a Vader ni al Emperador, consigue distraerlos para que Juno recoja a los rebeldes con su nave. Tras la huida de sus enemigos, los sith comprueban que en efecto su díscola herramienta ha fallecido, y ahora los rebeldes, aunque ya tienen caras y nombres para poder ser perseguidos, serán más poderosos que nunca porque ahora tienen un mártir que les ha enseñado que el Imperio puede ser derrotado. De nuevo en Kashyyyk, en la casa donde Starkiller y su padre vivieron, se da por inaugurada la Alianza Rebelde y para representar la esperanza por devolver la paz a la galaxia, cogen como símbolo el escudo heráldico de la familia del joven héroe. Fuera, Juno Eclypse mira melancólica a las estrellas hasta que se le une el maestro Kota. Una de las dudas que le quedaba a Juno por preguntar a Kota era si sabía que el joven jedi que un día fue en su búsqueda era el mismo que casi le mata y que le dejó ciego. El jedi le responde que sí, que lo sabía, y que si decidió seguir adelante aún pudiendo caer en una trampa, era porque entre todas las tinieblas que Starkiller tenía en su interior, llegó a atisbar una pequeña luz de esperanza: su amor por Juno.




(Fin de spoilers)



Las diferentes versiones


El núcleo de la historia se mantiene en cada una de las diferentes adaptaciones, aunque la forma de contarla es diferente. Uno siempre se va a enterar mejor de cada uno de los detalles y matices que tiene la historia si se lee la novelización, pero en las versiones de consola, uno puede disfrutar de una narración muy cinematográfica si se juega en una consola de sobremesa, sobretodo en las más potentes: XBox 360 y Playstation 3. En principio, el juego iba a ser desarrollado nada más que para estas plataformas, por lo que el apartado técnico está más trabajado en éstas, sobretodo por la inclusión del avanzado motor de I.A. euphoria y del simulador de físicas realistas DMM (Digital Molecullar Matter) que es capaz de diferenciar las fracturas y colisiones según el material sea madera, metal, cristal,…






También está la versión más única de Wii, que aunque pierde la gran potencia gráfica de sus competidoras, añade a la jugabilidad un encanto especial y que el admirador más acérrimo de la saga querrá experimentar: el control de movimiento. Gracias al mando ideado por Nintendo, el jugador puede sentirse como un jedi al mover el control como si fuera el sable láser y empujar el nunchuk como si se estuviera haciendo un empujón de fuerza. El control es muy intuitivo de esta manera, y aunque el movimiento de la espada no simula el movimiento de nuestros gestos 1:1, sí que diferencia si hacemos un tajo horizontal o vertical o una estocada. Además, esta versión cuenta con un modo duelo para dos jugadores en el que podemos escoger entre los personajes más famosos de la saga (menos Yoda y Grievous...) para batirnos a mandobles con un colega. Y todos estos personajes también sirven como “skins” en el modo aventura si se introduce un código…







Las versiones portátiles añaden el encanto de disfrutar del juego en cualquier lugar, aunque carecen de la escala y la narrativa de las grandes. Aún así, son bastantes satisfactorias. El decantarse por gráficos como los de PS2 en tu bolsillo o disfrutar de controles táctiles ya depende del gusto del consumidor. En cualquier caso, tanto en PSP como en NDS cuentan con un modo multi deathmatch y rey de la colina que es entretenidillo, aunque se echa en falta la carencia del online.






Todas las versiones tienen la misma mecánica de mata-mata sin apenas puzzles y cuentan con una duración parecida que ronda las 7 horas, hora arriba, hora abajo dependiendo si juegas en portátil o en sobremesa. Y eso sin buscar todos los holocrones (unos 200) que están repartidos por los escenarios y que tienen material extra como arte y trucos del juego. En mi opinión el juego es bastante rejugable, y aunque te lo hayas pasado una vez, querrás hacerlo de nuevo para disfrutar de la historia y para conseguir el final alternativo. Además también es un juego muy disfrutable cargado de adrenalina que hace que echar partidillas rápidas sea muy placentero. Con esto no quiero decir que pueda haber gente a la que se le haga repetitivo en zonas, pero eso ya depende de si buscas en este título un juego de acción o buscas algo más. A mi personalmente me hubiese gustado más que pusieran algún puzzle de verdad de vez en cuando, y no me refiero a muchos en plan Zelda, si no a lo God of War, donde están muy bien puestos en zonas puntuales que te hacen romper un poco la monotonía. Tampoco le hubiera venido mal algo que es típico de los juegos de Star Wars de los 90 y que tanto me gustaba en Super Star Wars o Shadows of the Empire: las fases de naves. Después de todo, Starkiller cuenta con la Sombra Furtiva (Rogue Shadow) para llevar a cabo sus misiones, y esto quizás le hubiese supuesto un cambio de mecánica después de estar masacrando a stormtroopers a sablazos y empujones.





Merchandising


Al ser un evento multimedia, no podían faltar los productos derivados, ya sean nuevas formas de contar la historia o simples objetos representantes de ella. Hablando de Star Wars, a nadie le extrañará ver las típicas figuras de Hasbro o el típico libro del arte conceptual. Aquí os dejo algunas capturas como muestra.















El Poder de la Fuerza vuelve a traernos toda la magia del universo de Lucas a aquellos que no queremos marcharnos de él, y demuestra que para contar un relato interesante para muchos, no es necesario limitarse por el medio cinematográfico. El hecho de que la compañía del director californiano opte por otros medios de transmisión, y en particular uno tan infravalorado como es el videojuego para la transmisión de historias para el gran público dice mucho de lo que otras empresas deberían hacer. Square con su Final Fantasy o Microsoft con su Halo ya consiguen hacer unas ganancias mucho mayores que muchas de las películas revienta taquillas. El ocio electrónico esta en auge, así que es un buen momento para que los videojuegos no sólo nos animen a pasar el rato o en marginarnos de la sociedad, si no que también nos cuenten historias exprimiendo el medio en el que se cuentan. De todo esto, nosotros sólo podemos salir beneficiados.




4 comentarios:

Ceballos dijo...

Increible revieu, no podia ser mas completa. Lo que me hace pensar que tienes mas tiempo libre de la cuenta.

Riptor dijo...

Lo confieso, ayer no curre casi nada porque estaba a la espera de material para continuar, así que le dí un poco al teclado...

Kike dijo...

Me gustaría aprovechar la situación para hacer un poco de publi del SUPERCONCURSO STAR WARS de mi blog:

http://poderfriki.blogspot.com/2008/10/superconcurso-friki-de-la-guerra-de-las.html

Espero que sea de vuestro interés y estáis todos invitados a participar.

Riptor dijo...

Me parece una idea genial la que propones desde tu bitácora, así que recomiendo a todo el mundo a que se pase por ahí si quiere pasar un buen rato y poner en marcha su vis creativa!

Lo mejor es el premio!