domingo, enero 24, 2010

REVIEW: SHERLOCK HOLMES



El detective más famoso del mundo vuelve a estar de moda. Pero esta vez, Sherlock Holmes no es exactamente igual a como nos lo había descrito su autor original, Arthur Conan Doyle, ya que esta vez Joel Silver firma una producción en la que se ha adaptado al personaje al siglo XXI.

Así, surgen varias cuestiones, ¿supondrán esos cambios la bastardización de la esencia de Holmes? Y, ¿tendrán Guy Richie y Robert Downey Jr. el aplomo suficiente como para que la propuesta añada algo nuevo al original?

La review, a un pellizco.


Se podría decir que Sherlock Holmes no es únicamente el investigador privado más conocido del mundo, sino que también es con seguridad uno de los personajes que más versiones han tenido en la gran y pequeña pantalla. Desde una serie de animación producida por Miyazaki hasta una versión juvenil dirigida por Barry Levinson, pasando por las encarnaciones de intérpretes como Buster Keaton o Peter Cushing, no se puede negar que el detective ha tenido una trayectoria bastante variada. Está claro, que al igual que ocurre con otros personajes que han tenido incontables adaptaciones o secuelas (como es el caso de Drácula o James Bond), es difícil que hoy en día se pueda llegar a sorprender al público con historias que sigan utilizando las mismas fórmulas y signos de identidad que antes funcionaban de maravilla. Y es por eso, por lo que siempre es como mínimo curioso, que algún cineasta con una visión muy particular para contar historias se ocupe de plasmar su personalidad en un producto ya de por sí manido.

Éste es el caso del Guy Richie, conocido de sobra como el “Tarantino británico”, como demuestran sus dos películas más queridas por el público, Lock & Stock y Snatch: Cerdos y Diamantes. Los que hayan seguido mínimamente la cinematografía de este realizador, sabrán que durante su época de casado con la mismísima Reina del Pop, éste tuvo más de un traspiés por el que la crítica lo tuvo más que maltratado. Pero como si poner a Madonna como protagonista de una película fuera poco, su estilo no terminaba de despegar, ya que más que afianzar esta forma personal de contar historias, parecía que se estaba plagiando a sí mismo repitiendo los esquemas narrativos que le hicieron famoso con Lock & Stock. Al romper su relación con Madonna, Richie volvió a nacer, y fue justo cuando el adinerado Joel Silver (ya sabéis, productor de La Jungla de Cristal, Matrix y Depredador entre otras tantas) le echó el ojo. En ese momento fue cuando el director británico comenzó su andadura al otro lado del charco, y la Warner tenía planes para él que se alejaban de las comedias corales de gangsters ingleses a las que Guy Richie nos tenía acostumbrados.


Una vez puesto el proyecto de Sherlock Holmes en marcha, había muchas dudas de que este cambio de registro sintiera bien a Richie, ya que tenía entre sus manos a un monstruo con estrellas como protagonistas, efectos especiales a lo grande y una licencia que todo el mundo conoce. He de reconocer, que justamente esa circunstancia fue la que más me atrajo a ver la película, ya que el resultado de todo esto podría ser o bien catastrófico o bien algo que podría remozar al personaje de Holmes. Afortunadamente, ha sido más bien lo segundo.

La película ya deja claro desde el comienzo de que se trata de una versión más estilizada y cargada de acción de lo que estábamos acostumbrados. En este prólogo, se nos presentan a todos los personajes, incluido al malo de la función Lord Blackwood, al ritmo de la banda sonora de Hans Zimmer, que al contrario que en la mayoría de las ocasiones en las que se “auto-homenajea”, está acertadísimo, si bien es aparente que bebe muchísimo de Ennio Morricone. Es agradable el descubrir también que el diseño de producción está muy trabajado, y da una personalidad propia al Londres victoriano que es retratado en el film. La composición y la fotografía no hacen más que acentuar la sensación de que la ciudad británica es otro de los protagonistas de Sherlock Holmes.

Pero ya pasando a hablar de los auténticos protagonistas, no se puede si no afirmar que Robert Downey Jr. ha hecho renacer su carrera desde que el alcohol y las drogas consiguieran apartarle de su trabajo hace una década, y su particular Sherlock, si bien tiene ecos de su reciente Tony Stark en Iron-Man, consigue llenar de carisma al personaje. Y Jude Law no tiene menos mérito, ya que no sólo no palidece ante la presencia de Downey Jr., si no que pide la misma cantidad de atención por su interpretación de Watson. Un Watson, por cierto, algo distinto del típico compañero de Holmes, ya que al igual que el detective protagonista, es un hombre de acción y con muchos recursos. La película, que está cargada de humor en las escenas no tan moviditas, recuerda muchas veces a una sit-com (del estilo de Friends) por el modo en el que los personajes se intercambian frases. Esto puede resultar un poco artificial y hasta cargante en ocasiones, pero lo cierto es que la química que hay entre Holmes y Watson es tan potente que el espectador no puede resistirse a sus encantos.

Entre la acción y el humor que destila el film, también hay lugar para una historia de detectives, un thriller que si bien tiene una historia bastante bien construida, no conseguirá sorprender a nadie en su desenlace. No sólo es de esperar lo que ocurre al principio cuando el villano es capturado por Holmes, si no que cuando se nos arrojan en la trama elementos mágicos y sobrenaturales, es fácil adivinar que finalmente el detective conseguirá explicarlo todo de manera lógica. Por otro lado, estas secciones en las que Holmes demuestra sus grandes dotes de deducción así como sus habilidades como inventor o estratega, son bastante cercanas a lo que uno esperaría del mejor detective del mundo. También tiene el personaje ese aura de extravagancia que se podían encontrar en las novelas de Doyle, y aunque en esta versión no se comenta nada de su conocida drogadicción, guarda cierto parecido a una versión de Holmes que está triunfando actualmente en la TV: House. Y al igual que el médico interpretado por Hugh Laurie, Holmes tiene momentos de debilidad y de fragildad, por mucho que momentos antes lo hubiésemos visto como el listillo sabelotodo que está por encima de todo.

En cuanto al villano de la cinta, interpretado por Mark Strong, hay que reconocerle que aunque no está a la altura de los protagonistas, tiene la presencia adecuada como para no suponer una broma entre tantos chistes. Con semejanzas al típico malo de James Bond, Lord Blackwood urde un plan lo suficientemente inteligente como para que suponga un reto al detective. Aún así, es curioso como el único personaje capaz de buscarle las cosquillas a Holmes no es precisamente este enemigo, si no Irene Adler, una delincuente que cuenta con la misma inteligencia que el detective, así como con el mismo número de ases bajo su manga, a lo que habría que añadir de que juega con la ventaja de que sabe que Sherlock está enamorado de ella. La relación entre ambos no es tan típica como uno podría esperar, y quizás llegue a dar mucho juego en futuras entregas.

Hay que reconocer que Guy Richie ha estado finalmente a la altura de las circunstancias, y sus dotes de narrador brillan en gran parte de la película. Como se ve en los trailers, hay momentos impactantes como el de la pelea de boxeo o alguna persecución que lleva impresa el sello de Richie, pero también es cierto que algún que otro problemilla de ritmo. Aunque Sherlock Holmes nunca se hace aburrida, puede pasar muy rápidamente de lo estrambótico a lo normalito, quizás para no saturar a la audiencia media con el marcado estilo de su director, pero también provoca que uno piense que la película no llega a ser lo única que podría haber sido.

Aún con sus fallos, Sherlock Holmes tiene las suficientes virtudes como para ser una interpretación válida más a añadir a la larga lista que existe sobre este personaje. El director, la producción y el elenco de actores ha creado una más que digna versión, que si bien está adaptada para ser disfrutada por el público mayoritario y por lo tanto no llega a arriesgar demasiado, está plagada de elementos que podrían dar continuidad a una franquicia excelente. Cosa que tras ver el final, está más que asegurada.




6 comentarios:

Toujimon dijo...

Se nota que te ha gustado, eh?

De todas formas, como siempre, das argumentos para apoyar tus opiniones, que aunque evidentemente son bastante subjetivas, hace que no seas solo otro plasta "grita-mierdas" (véase tu review de avatar, que aunque negativa, de nuevo se basaba en razones).

Pues tengo mucha curiosidad; tengo ganas de ver que tal lo hace Guy Ritchie y todo el equipo metido en esta peli.

Gracias por esta estupenda Review.

Riptor dijo...

Por supuesto, siempre utilizo las impresiones que el film me ha dado para construir la review. Esto hace que sea una opinión más, pero al mismo tiempo intento fundamentarme en lo objetivo. Por ejemplo, el diseño de producción mola, pero ¿y si no te gusta la ambientación victoriana? Pues que a lo mejor la peli pierde un punto para tí, lo que no quita que yo tenga que destacarlo.

Para gustos los colores, pero hay que apoyar el bien hacer.

silentlau dijo...

Gran review e intro!!!
Me ha parecido una peli no excesivamente redonda (especialmente por cierto deux ex machina y por una explicación final que no me resulta nada sorprendente ni original, ya que eso ya lo hemos visto en otras historias), pero que, a pesar de esos pequeños fallitos, brilla por unos personajes fantásticos y unos diálogos, acciones, e incluso secuencias, memorables. Downey Jr. y Law son geniales y me encanta la química creada entre ambos.

Kike dijo...

A mi que Holmes y Watson metan tollinas no me parece mal. Pero es que esos combates dignos de GI-JOE me parecen tan absurdos que me sacan totalmente de la peli.

Lo mismo con la ambientación: el diseño de producción es bonico pero luego toda la puñetera ciudad está recreada con CGI y, francamente, creo que se nota.

Jude Law estupendo y Robert Downey Jr. muy simpático (aunque me resultaba IMPOSIBLE ver al personaje de Doyle). La banda sonora de Zimmer estilo irlandés, sencillamente espectacular.

Pablo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo dijo...

Bueno, creo que a purista holmesiano no hay quien me gane, y sin embargo no me ha ofendido la revisión del personaje.

Efectivamente, no es Holmes, es un héroe híbrido con todo lo que de Holmes podía trasladarse a la moda de los cómics y los videojuegos.

Dicho eso, ¿y a mí qué? Lo que la peli ofrece resulta bastante divertido y creo que no tiene más pretensiones. Además, Robert Downey está muy carismático y creo que salva los momentos más exagerados o chorras del guión con su presencia.