domingo, octubre 04, 2009

REVIEW: DISTRICT 9




District 9 por fin ha aterrizado en las salas tras un pequeño retraso con respecto a su estreno norteamericano, así que aunque hemos tenido que mordernos muchas uñas esperando, por fin podemos colgar nuestro análisis.


¿Recordáis cuando en la review de Star Trek comentaba que sería la película de ciencia ficción del año? Bueno, tras ver la ópera prima del sudafricano Neil Blomkamp producida por Peter Jackson, creo que voy a tener que retractarme de aquellas palabras…



Si habéis visitado habitualmente nuestro pequeño blog, ya sabréis que llevamos un tiempo siguiéndole la pista a Neil Blomkamp, recién subido a la palestra cinematográfica y que estaba destinado a ser el director de la adaptación cinematográfica del famoso videojuego Halo. Y como ese proyecto no llegó a buen puerto, su principal impulsor, Peter Jackson, decidió darle una oportunidad a Blomkamp para que demostrara su valía a los estudios, aunque tuviera que ser con un presupuesto más reducido. Blomkamp, que ya había hecho algunos cortometrajes con anterioridad, aparte de su trabajo en el medio publicitario, apostaría por ampliar una de esas historias que ya había plasmado en pequeño formato con unos muy ajustados 30 millones de dólares. La escogida para ser su primer film fue Alive in Joburg, plasmando como los alienígenas se habían quedado a vivir como refugiados en la ciudad de Johannesburgo.


Con una realización muy cercana al documental, Blomkamp nos mete de lleno en el conflicto que supone el que unos seres extraterrestres estén marginados en un gueto creado por nosotros mismos, pero que al mismo tiempo afecta a las vidas de personajes anónimos humanos. De hecho, es en la interacción entre los seres humanos y los alienígenas a los que llaman despectivamente llaman “bichos” (“prawns” o “gamba” en el original), donde la historia muestra toda su sobrecogedora crudeza. Esto no sólo es debido a que vamos a ver escenas cercanas al gore, que podrían compararse con el clásico Robocop, es más el modo de cómo los terrestres tratan a los visitantes de otro planeta en lo que la película es capaz de revolver el estómago del más pintado. Y es que la película no trata de ocultar mucho que la principal inspiración del relato son los hechos sucedidos con lo del Apartheid, sólo que esta vez no está todo regido y controlado por la raza blanca, si no por la raza humana.


Dentro de todo este contexto, está el protagonista de la trama, Wikus Van der Merwe (interpretado por un desconocido pero genial Sharlto Copley), una persona repelente, mezquina e incluso detestable, que supone el ejemplo de cómo los seres humanos miran con prepotencia y por encima del hombro a los bautizados “bichos”, tratados y catalogados como animales más que como seres civilizados. Pero como figura central de la película entre los pocos personajes que aparecen en pantalla, su historia resulta la más enriquecedora al mostrarnos justamente una evolución en el punto de vista del personaje, a partir de unos drásticos acontecimientos que provocan que ni el personaje ni la película paren un momento. No voy a adelantar muchas cosas sobre la trama a las personas que aún no la hayan visto, pero habría que señalar que básicamente se trata de una película tipo “fugitivo” en la que el protagonista tendrá que pasar por cosas que antes ni se hubiera planteado, así como hacer extrañas alianzas antes impensables.


En estos aspectos y en su declarada pertenencia al género de la ciencia-ficción, no faltan la acción ni las explicaciones pseudocientíficas de turno, así como unos efectos especiales de alto nivel, con unas criaturas exquisitamente diseñadas y animadas que están llamadas a ser un nuevo icono para este tipo de cine. De hecho, la película tiene tantas cosas que, al dejarnos con un final bastante abierto, nos deja con ganas de más, sobre todo al hacernos pensar en cuál puede ser el futuro de Wikus y los “bichos” y que bien podrían dar lugar a una excelente secuela.


District 9 es una pequeña gran película que supone una vuelta a la ciencia-ficción más clásica y más cerebral, donde no podía faltar un mensaje crítico a ciertos aspectos del ser humano sin dejar de lado la diversión y el exotismo propios del género. Muy recomendable y muy disfrutable. Un consejo, lo mejor es no leer mucho sobre la historia en la red ni ver muchos trailers, que hay que dejarse soreprender.



2 comentarios:

silentlau dijo...

Grande, muy grande. Y ciertamente es una pasada el tratamiento del personaje protagonista y cómo evoluciona a lo largo de la peli, pasando por completo de un bando al otro, de maltratador a maltratado.

Toujimon dijo...

Me encantó. No hace falta que diga más.