sábado, enero 20, 2007

CINE: APOCALYPTO




Ya está otra vez el señor Gibson dando que hablar con su nueva película. Si ya con su Pasión de Cristo corrieron las noticias de los que murieron por infarto debido a la ultraviolencia, esta película no podía ser menos. De nuevo, se está exagerando de la misma forma con Apocalypto, pero éso a las distribuidoras les debe encantar, porque asegura noticias en todos los medios. Alomejor un servidor está acostumbrado desde pequeño a ver violencia explícita y gore en producciones de todo tipo, pero puedo asegurar que a cualquier persona que esté acostumbrada a ir al cine a ver cualquier tipo de género no se le van a revolver las tripas. Desde luego, estamos hablando de una película que contiene un material violento, no apto para personas fácilmente impresionables ni niños pequeños. Pero bueno, que películas así las ha habido siempre.

Con esto quería eliminar unos cuantos prejuicios y "leyendas urbanas" que se extienden con estas películas en general, y en particular con las películas que Mel Gibson ha hecho y vaya a hacer. Ya me imagino que con su siguiente película se hará exáctamente lo mismo, y volverá a estar en todos los informativos. Pero como ya he dicho antes, seguro que los que están distribuyendo la película se frotan las manos diciendo "¡sí, sí, anunciadla, que el público ama el morbo y seguro que irá a verla!"

En fin, y con esto voy a hablar un poco de la película, que ya es hora. Apocalypto es una película de acción, al contrario que la anterior La Pasión de Cristo, que era un drama. Aún así, Apocalypto claramente contiene elementos dramáticos, pero igual que contiene partes de humor. De esta forma, cualquiera que intente ver la película desde una posición "externa", analizándola plano por plano, se dará cuenta de que está viendo una película de acción más. Pero no es así. Lo especial de Apocalypto es su nivel de inmersión. En primer lugar está lo del lenguaje maya, cosa que a muchos estará echando para atrás (algo que pude comprobar en la sesión a la que fui), pero que realmente hace más creible la película de lo que puede llegar a ser cualquier otra; además de que gracias a esta inmersión te olvidas del idioma. Otro elemento importante es la "virginidad" de los actores que participan en el film, ya que todos son caras desconocidas, y me arriesgaría a decir que ni siquiera son actores muchos de ellos. Encima lo hacen muy bien, de verdad te crees desde el primer momento que son mayas de la época precolombina. Y luego están los detalles, ambientación y todos los demás elementos que llevan al espectador a pensar que están viendo un documental rodado con equipo actual hace más de quinientos años. Aún así, parece ser que hay un grupo en defensa de la cultura maya que critica la película diciendo que ésta transmite una versión deformada de los modos de vivir de esta sociedad, defendiendo que no eran tan violentos ni hacían sacrificios humanos. En el limitado conocimiento que tengo de la cultura mesoamericana, sólo puedo decir que es cierto que los aztecas por ejemplo, sí que cometían tales atrocidades, pero de los mayas no lo tengo tan claro... En cualquier caso, el señor Gibson puede haberse tomado licencias tranquilamente para la creación de una historia interesante.

De esta forma, ya desde el comienzo de Apocalypto, el director nos transmite el mensaje principal de su historia: para que una civilización caiga, no basta con que la destrucción venga desde fuera, sino que antes debe haber venido de dentro. Así, la película muestra a veces de forma sutil y otras no tanto, una comparación entre esa civilización que está a punto de derrumbarse y la nuestra. Habrá mucha gente a la que esto lo repatee un poco, sobretodo después del divertido y ligero primer acto. La verdad, es que en cuanto a narración, ritmo y estética, la película te absorve desde el primer minuto. Una producción impecable, un guión medido al milímetro. Pero cuando llegan las moralidades y comparaciones bíblicas en plan Sodoma y Gomorra, la mente puede llegar a alejarse del increible escenario de la ciudad maya. Entonces fui cautivado totalmente en el último acto. Aquí ya no hablamos de comparaciones ni moralidades. Apocalypto se convierte en entretenimiento puro, con reminiscencias de Predator, cómics y películas de serie B. Los enfrentamientos con el antagonista y su mano derecha no tienen desperdicio. Si uno lo piensa, puede que esté repitiendo a veces el tonillo ése del personaje épico en Braveheart, pero es que funciona. Funciona muy bien.

Recomiendo a todo el mundo a verla, pero no llevados por el morbo, sino por las ganas de ver un cine de entretenimiento de pura cepa, con escenas de acción muy bien orquestadas y un guión muy bien hilado aunque no cuente nada nuevo a simple vista. Luego está lo que Mel Gibson haya querido que entendieramos...

1 comentario:

silentlau dijo...

Aún no la he visto, pero habría que añadir a favor del amigo Mel que BraveHeart es una gran película, con muchas críticas a favor, y bastante desagradable a su vez en cuanto a escenas sanguinolientas. El hombrecillo sabe venderse y hay que admitir que se le está dando bien esto de dirigir.
Por cierto, teneis que ver "Más extraño que la ficción", genial en cuanto a la postproducción y guión, y tiene grandísimas actuaciones (Dustin Hoffman y Emma Thomson). No aguanto a Will Ferrell, pero eso ya es personal.