jueves, septiembre 23, 2010

VIDEOJUEGOS: DEMO DE BIOSHOCK INFINITE



Bioshock es uno de esos juegos que sin duda están resonando más en esta generación de videojuegos. Su mezcla de juego de acción en primera persona, rol y una ambientación y filosofía muy trabajadas consiguieron que el título alcanzara críticas excepcionales y unas ventas bastante jugosas. Tanto es así, que su secuela fue obligada, aunque el equipo de desarrollo original no se encargara de él, y por tanto, no alcanzara las cotas de calidad del primero según los consumidores.

Pero Irrational, los creadores del Bioshock original, le han dado una vuelta a su franquicia para ir desde la distópica ciudad submarina de Rapture hasta una Arcadia suspendida entre las nubes.

En el siguiente vídeo de demo de 10 minutos podremos echar el primer vistazo a cómo de grande ha sido ese cambio en la historia y jugabilidad. ¿Echaremos de menos a los famosos Big Daddies?


Lo cierto es que aunque jugué largo y tendido al título original y exceptuando al comienzo y la revelación del final, Bioshock me dejó algo frío. No sabría explicar exactamente el por qué, pero supongo que las mecánicas repetitivas y la poca variedad de escenarios jugaron algo en su contra. Esto no quiere decir que la ambientación no estuviera excepcionalmente recreada, con un nivel de detalle que ya lo quisieran para sí el 80% de las películas de género que se estrenan últimamente. Y si a esto le sumamos la integración de las corrientes objetivistas y los ecos de la ideología de Ayn Rand, nos sale una historia digna de contar, lo que deja a uno pensando qué pasará al final con la adaptación fílmica producida por Gore Verbinsky y dirigida por nuestro Fresnadillo.


Pero volviendo al Bioshock que nos ocupa, está claro que ha dejado una marca bastante clara en cuanto a creación de mundos creíbles ya no sólo en los shooters en primera persona, si no en los videojuegos en general, y esto lo demuestra la cantidad de títulos que han copiado algunos de sus aspectos jugables o narrativos. Por eso, los chicos de Irrational han querido tirar por la vía difícil y han preferido revolucionar su propia franquicia antes que hacer una secuela demasiado continuista. Bioshock Infinite parece una idea muy loca en principio, trasladando no sólo espacialmente la acción de una ciudad sumergida a una volante, sino también llevándola hacia atrás en el tiempo de la década de los 70 a la de principios del siglo XX. Los enemigos han cambiado, las herramientas también, y aunque parece que los plásmidos (poderes elementales implantados genéticamente) persisten, lo cierto es que ahora habrá que ver lo que hacen con la filosofía de los integrantes de la nueva ciudad... Si antes habían unas referencias claras a la guerra fría y al mcarthismo, lo cierto es que ahora no puedo imaginar por dónde irán los tiros.


Así, ya puestos en situación, entramos a analizar brevemente la mecánica de lo que parece que va a ser el juego final. En principio parece que las escenas scriptadas o dicho en cristiano, las acciones que siempre ocurren igual por estar escritas así, van a ser nuestro pan de cada día, y aunque no soy el mayor admirador de este sistema por eliminar de un plumazo la libertad y la sorpresa la segunda vez que se juega, hay que admitir que son espectaculares. Si el juego va a mantener este ritmo todas las horas que va a durar, estaremos sin duda ante una experiencia obligada para vivirla una vez. El siguiente vídeo no va a fastidiar a nadie que aún no sepa la historia de los dos primeros juegos, justamente por el cambio temporal que comentábamos antes, así que lo podéis ver sin miedo. Si por el contrario queréis saber más de Bioshock y no os apetece jugar a los juegos (cosa que comprendo pero que no recomiendo), tenéis un vídeo debajo con la historia resumida en 5 minutos.






1 comentario:

Toujimon dijo...

¡Madre mía! ¡Que buena pinta tiene este juego!
Parece que va a ser el momento de que empiece a jugar al BioShock.